Seleccionar idioma EnglishSpanish
Contenido principal

El regalo inesperado, la discapacidad de nuestros hijos

Marisa Ortuño Muñoz
Marisa Ortuño Muñoz

Educación Pública
Colaboradora BraiBook

El regalo inesperado, la familia que uno espera, la realización personal y de pareja, es la llegada de un hijo, ¡sí! tienes muchos planes cuando nuestros hijos están por nacer, tenemos planes y cuando llega el momento esperado hay que modificar esos planes con la llegada de tu bebé y hacer un nuevo proyecto y plan de vida, para que su condición no sea un pretexto para no cumplir sus metas.
El escenario que uno nunca se espera, pero se nos presenta, al saber que nuestro hijo tiene una discapacidad de la que no sabes nada y eres ignorante y ajeno a todo lo que tenga que ver con el tema y su entorno, con una mentalidad fría y realista se aprenderá a afrontar retos, así como a asumir responsabilidades y compromisos. En ella se darán situaciones que preparan a la persona para madurar y desarrollar recursos personales y didácticos para afrontar el futuro
de tu hijo y te hará crecer en muchos sentidos.
El reto será cómo enfrentaremos por primera vez a la discapacidad de nuestros hijos, ya sea de nacimiento o adquirida por un accidente o una enfermedad etc. De nuestra visión hacia esto comúnmente nuevo para la mayoría de nosotros que no estamos familiarizados con las discapacidades y de esto dependerá mucho su futuro.
Los padres tenemos el derecho a recibir la mayor información posible, cuando recibimos el diagnostico de nuestros hijos. tenemos todo el derecho a que se nos explique en un lenguaje claro o lo mas simple que sea posible, para que podamos comprender fácilmente o a modo que podamos entender claramente y sin dudas de que manera podemos ayudar a nuestros hijos, “que no te avergüence preguntar”. ya que de esto dependerá que tu hijo logre una vida plena y de calidad, esto nos ayudará a buscar las mejores alternativas de acorde a su edad, su desarrollo mental, su estado físico y psicológico con respecto a su discapacidad simple o múltiple, según sea el caso y también el tratamiento al que se le someterá y las posibilidades de mejora de alguna intervención quirúrgica o de algún tratamiento terapéutico o adecuación escolar, etc.
También tenemos que tener claro y saber cuales son nuestros derechos y responsabilidades cuando hablamos de la discapacidad de nuestros hijos, Aunque luchar por la equidad y la igualdad y el acceso no es sencillo y es muy desgastante, a veces frustrante e incluso en ocasiones tendrás ganas de dejar todo y querer que tu hijo este en una burbuja donde nada ni nadie lo toque o haga daño, es importante no confundirnos, queremos un trato digno y aceptación igualitaria en la sociedad, un acceso equitativo para el desarrollo máximo y pleno de sus capacidades cualesquiera que estas sean dentro de su discapacidad enseñémosles a distinguir entonces entre privilegios y derechos, los derechos existen y depende de nosotros que se cumplan y se apliquen conforme a la ley de cada país, si uno como padre no los conoce, no los aprende, los defiende y los utiliza para hacer justicia, es importante conocerlos, y saber utilizarlos para el bien y bienestar de nuestros pequeños, ten en cuenta que la discapacidad no significa privilegios, sino necesidad de adaptaciones y ajustes necesarios.
Si quieres una vida plena para tu hijo analiza.
¿Cuáles son sus necesidades primordiales y de acceso y sus habilidades dentro de su discapacidad? ¿haciendo qué y adaptando qué, no tendrá obstáculos?

Hacerte antes estas preguntas te permitirá enfocarte en lo que tu hijo puede lograr basados en sus habilidades únicas, y te ayudará a entender cuáles son los apoyos que necesita y cómo conseguirlos. Entonces no estarás luchando por qué se hagan diferencias, sino porque se hagan los ajustes necesarios para que las diferencias no existan y tenga un trato digno e igualitario. La discapacidad no puede ni debe ser utilizada como una excusa para acceder a dádivas, obsequios y excepciones que parten de la lástima jamás, de lo contrario le estarás inculcando que puede ocupar su discapacidad con otros fines, el acercamiento a la caridad, es y sigue siendo el más común en nuestra sociedad. El sentimiento de creer que porque una persona tiene una discapacidad todo su entorno lo logra o lo hace o lo hará con la caridad, cuando se relaciona con ellos, es algo que solo nosotros como padres tenemos el poder y el deber de terminar, esto daña a nuestros hijos porque mientras como padres sigamos
presentado a nuestros hijos como una discapacidad o como personas desvalidas incapaces que deben utilizar su fragilidad y su vulnerabilidad para conseguir las cosas, vamos a seguir alimentando y fomentando el prejuicio y en vez de habilitarlos y abrirse puertas por su capacidad cualquiera que esa sea, vamos a seguir privándolos de su derecho a ser capaces siendo ellos mismos. Todos tienen un talento, sueños, capacidades y habilidades únicas y
diferentes. Deja que sea tu hijo quien te muestre que camino quiere tomar y te mostrara así sus propios sueños y sus propias posibilidades, habilidades y capacidades. Cuando el sueño o anhelo de un niño es verdadero, firme y decisivo y encuentra apoyo, no hay nada ni nadie que lo detenga, el camino por conseguirlo va abriendo nuevas puertas y nuevas posibilidades. No te confundas creyendo que, porque tu hijo tiene una discapacidad, merece que las cosas sean mas fáciles y sin sacrificios, sin una lucha constante, o que va a ahorrarse los tropiezos y las piedras en el camino. Como todos, tu hijo tendrá tropiezos, fracasos y triunfos que cuestan y aprenderán juntos, que luchar por sus sueños es una de las herramientas para hacer hombres y mujeres que enfrenten cualquier reto, adversidad y obstáculo y ahí es donde tu, sin
buscar diferencias, te asegurarás que los prejuicios no lo limiten. Enfócate siempre en ver la posibilidad y la realidad, enseñarle a tu hijo a hacer lo mismo, y recuerda que para ser feliz en la vida no hay que conseguirlo todo, sino lo que tiene el poder de hacernos felices y plenos.
Al final, criar y educar a un hijo con discapacidad no es tan difícil como parece, porque si miras más alto y analizas tu vida, la tarea es exactamente la misma que con cualquier otro hijo. Hay que estar presentes para conocerlos, hay que estar cerca para apoyarlos, hay que luchar con ellos y por ellos cuando haga falta y sea necesario, pero sobre todo y todas las cosas, hay que
creer en ellos y dejarlos soñar sus propios sueños, vivir su propia vida, superar sus propios retos y cumplirlos hasta convertirlos en metas.
Hay que hacer a un lado lo que no valga la pena y tomarlo como aprendizaje, dejar de luchar guerras sin sentido, y comenzar a celebrar los triunfos de verdad, siempre se puede aprender de los errores, extraer de ellos valiosas lecciones y enseñanzas . Recuerda siempre todos cometemos errores, pero no todos los enfrentamos de la misma manera. el enojo, la frustración
y el miedo son los sentimientos que más comúnmente nos invaden cuando nos equivocamos, pero hay que sacudirse en lugar de lamentarse, decide aprovechar la experiencia para aprender y salir adelante juntos.

Con mucho cariño

Total de veces leído: 387
Leído hoy: 1
Colaboramos con la
educación en braille​

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Te gusta el artículo?

Share on facebook
Compártelo en Facebook
Share on twitter
Compártelo en Twitter
Share on google
Compártelo en Google+
Share on whatsapp
Compártelo en WhatsApp
Contacta con BraiBook

Cualquier duda que tengas, por pequeña que sea, puedes contactar con nosotros.

Te informamos

Te informemos personalmente. Indícanos tus datos y nos pondremos en contacto.

Al enviar este formulario acepto la política de privacidad de BraiBook
×