Seleccionar idioma EnglishEnglishSpanish
Contenido principal

El primer “e-reader” para invidentes

Un dispositivo que cabe en la palma de la mano y con capacidad para almacenar 8.000 libros en braille, a disposición de los socios de “Es Retina”

Luján Palacios 26.01.2019 | 01:35

Mireia Madolell muestra el dispositivo

El joven ingeniero Carlos Madolell tuvo un día una revelación de la forma más inesperada. Viajaba en un autobús urbano, leyendo un libro en su dispositivo electrónico, cuando se subió un joven de su misma edad, ciego. Madolell pensó en cómo podría una persona sin visión disfrutar de lo mismo, de una lectura para acortar trayectos en los desplazamientos en transporte público. Y después de mucho darle vueltas, de su ingenio nació el primer “e-reader” para personas ciegas. Lo bautizó “BraiBook” y es el dispositivo más pequeño del mundo para leer en braille en cualquier parte, del tamaño de un ratón de ordenador y con capacidad para almacenar 8.000 libros en su memoria.

El ingenio se presentó ayer a un grupo de usuarios de la asociación “Es Retina Asturias”, con sede en Gijón, con el objetivo de poner a disposición de quienes lo deseen “una herramienta que puede ser muy útil para las personas que leen en braille”, indicaba la trabajadora social Salomé Huerdo.

La encargada de dar a conocer le dispositivo fue Mireia Madolell, socia de la empresa que ha lanzado el “BraiBook”, quien explicó que “el proyecto nació de una necesidad, por encima de la idea de negocio”, con un proceso de diseño complicado porque “no sabíamos nada de braille y hubo que empezar desde cero”.

El resultado es un lector que cabe en la palma de una mano, con un botón para poner el dedo de manera que las letras vayan marcándose en la parte táctil y un “joystick” lateral para regular la velocidad de lectura, repetir frases o recordar el punto en el que se quedó la lectura. Además es “adaptable para zurdos y diestros” y cuenta con una memoria interna de 8 gigas que le permite almacenar cerca de 8.000 libros. Una de sus principales ventajas es que cuenta con una conexión para acoplarlo al ordenador y poder codificar al momento y en varios idiomas cualquier tipo de documento, traduciéndolo al braille. Y, para facilitar al máximo la vida a las personas invidentes, también tiene una opción de audio para escuchar las lecturas.

La mayor ventaja, según señalan los propios beneficiarios de este sistema, es “el tamaño; tenemos que pensar que un libro en braille ocupa muchísimo espacio, imagínate la cantidad de tomos que necesitamos para leer El Quijote”, señala Andrés Mayor, presidente de la asociación “Es Retina”, con unas 250 personas asociadas con problemas de visión.

Por eso, contar con un dispositivo que facilite la lectura a estos usuarios en cualquier lugar, tal y como pueden hacer las personas con visión, es “muy importante para nosotros”, recalcan. Y no sólo eso. “También puede ser una buena herramienta para ayudar a aprender a leer braille, no sólo los pequeños mensajes en señales específicas que están acostumbrados a leer las personas ciegas; también esperamos que se aventuren a aprender más y poder leer libros completos”, reflexiona Mireia Madolell. Otra de las posibilidades del dispositivo, además, es la de ayudar a aprender otros idiomas a los invidentes, dado que “pueden llevarlo con ellos a cualquier parte y en cualquier momento”.

Un “BraiBook” cuesta menos de 400 euros y se puede pagar a plazos sin intereses. Para que leer sea un placer para todos.

Fuente Original

Total de veces leído: 104
Leído hoy: 1

¿Te gusta el artículo?

Share on facebook
Compártelo en Facebook
Share on twitter
Compártelo en Twitter
Share on google
Compártelo en Google+
Share on whatsapp
Compártelo en WhatsApp