Contenido principal

Día de la discapacidad

Discapacidad…. Esa palabra tan delicada que a algunos les crea aprensión y a otros desconocimiento, y que en ambos casos desemboca muchas veces en rechazo o distanciamiento.

Discapacidad: «falta o limitación de alguna facultad física o mental que imposibilita o dificulta el desarrollo normal de la actividad de una persona», según el diccionario, «una restricción o ausencia (debida a una deficiencia) de la capacidad de realizar una actividad en la forma o dentro del margen considerado normal para el ser humano», según la CIF (Clasificación Internacional del Funcionamiento, la Discapacidad y la Salud).

3 de diciembre.

Un día donde promover los derechos y el bienestar de las personas con discapacidad es la máxima, hacerlo en todos los ámbitos de la sociedad y el desarrollo el propósito, y concienciar al mundo sobre su situación en la vida política, social, económica y cultural, el orgullo de su meta.

Declarado en 1992 por la Asamblea General de las Naciones Unidas, desde BraiBook queremos escribir por y con ellos una historia de normalización e inspiración; de defensa y liberación.

¿Qué es la Discapacidad?

Los seres humanos estamos hechos a partir de cualidades y virtudes, habilidades y defectos, puntos fuertes y flacos. Nuestro día a día es la suma del entorno, sociedad, control emocional, individualidad y balance psicológico. La discapacidad comienza, por tanto, cuando una de esas carencias, en mayor o menor grado, no es compatible al cien por cien con todas esas sumas de entorno e individualidad y etc. La discapacidad continúa cuando «recursos» no conoce a «derechos», cuando «obstáculos cotidianos» hacen migas con «discriminación social», y «falta de servicios» desemboca en el mar de «ausencia de facilidad al acceso e inclusión».

La discapacidad se sella cuando las oportunidades de trabajo llegan reducidas, el acceso a la educación es aún más restringido, la tasa de independencia se inclina por el nivel más bajo… y todo porque a la sociedad, indirecta o conscientemente, se le ha dicho que somos minusválidos, es decir, que nuestro valor es inferior al resto, que no somos tan aptos.

Hoy, 3 de diciembre, es el día perfecto para decir, gritar y subrayar: ¡al wáter con todo eso! El día ideal para que los reclamos de facilidad diaria y derecha y respeto social y apoyos legales se unifiquen de nuevo, globalmente, en una única defensa: la igualdad de las personas con discapacidad.

¿Pero… la discapacidad es una enfermedad?

Muchos se lo preguntan. Peor aún, muchos lo dan por hecho. En mi opinión, más bien es una condición cuyas causas y afecciones afecta el estilo de vida y el nivel de integración social. ¡Hay diferencia! Y no, no es una enfermedad, sino la consecuencia de un suceso, un suceso que bien puede ser enfermedad o un accidente fortuito u otra afectación.

¿Cuántas discapacidades existen?

A parte de la física y la psíquica, la sensorial y la cognitiva y la intelectual… pues tantas como carencias hay en el mundo.

Se tiende a ir de puntillas con todo lo que lleve por delante esa palabra. Pero ¿por qué? Normalicémosla. Quitémosle hierro y miedo y tabú y estigmas. Acabemos con la moda de dignificarla. ¿Por qué empezar a luchar por una igualdad cuando somos adultos, habiendo la posibilidad de empezar a normalizarla e integrarla en el entendimiento de la vida cuando somos niños? El hierro se endereza cuando está caliente, recordémoslo.

Aceptemos la discapacidad.

Y aceptar es más que un decir «sí, lo tengo». Aceptar es más que un mero cambio de actitud. Es hacer de ella tu bandera, tu amiga, algo que no nos avergüence ni cohiba; es hablar de ella como algo más, no con la boca pequeña y el corazón receloso, a la defensiva, sino como una de las muchas habilidades (sí, habilidades, y no defectos) que forman parte del complicado puzzle que cada uno es por dentro.

¿Queréis saber un secreto?

Tener discapacidad sólo significa que no hacemos las cosas en el mismo modo en que el común de la gente lo realiza, tan simple como eso. Ya sea que tengamos discapacidad física o discapacidad psíquica, las personas con discapacidad rastreamos alternativas, inventamos variedad, perseguimos el autovalimiento, buscamos la integración en el marco social y adaptamos la autonomía a nuestras necesidades esenciales. Buscamos nuestro lugar en el mundo, como hace todo hijo de vecino, y le añadimos la aspiración de mejorar nuestra calidad de vida aun con las limitaciones físicas o psíquicas, para nuestras vivencias cotidianas.

Nuestra convivencia con la discapacidad no es una peripecia que otros puedan alabar, no es la piedra angular de lo que somos. Es una vida más, como otra cualquiera; una característica más, entre otras tantas. Porque «no somos discapacidad». «Tenemos discapacidad». ¡Diferenciémoslas! No permitamos por tanto que ella nos defina, nos determine, nos etiquete y limite. No dejemos que nos dignifique, porque no somos héroes; pero tampoco dejemos que nos minimice. En suma, señoras y señores… ¡normalización… igualdad!

Conquistemos nuestra discapacidad.

Rechacemos la inactividad. Y los prejuicios. Y la heroicidad y el victimismo. Exterminemos estereotipos. Hagamos de cada día un reto, de cada reto un logro personal.

Conquistemos nuestra discapacidad. Conquistémonos a nosotros mismos.

Hoy, 3 de diciembre, escribamos en letras capitales de neón, en braille y en lenguaje sordociego, y en el reposabrazos de la silla de ruedas, en todas las simbologías con discapacidad habidas y por haber…  ¡Feliz Día Internacional de las Personas con Discapacidad!

¿Te gusta el artículo?

Compártelo en Facebook
Compártelo en Twitter
Compártelo en Google+
Compártelo en WhatsApp
Margarita Islas Espinosa
Margarita Islas Espinosa

Maestría en Psicopedagogía
Colaboradora BraiBook
Huauchinango De Degollado Puebla, México.

 Ignacio Santiesteban
Ignacio Santiesteban

Pasante del Doctorado en Educación y Diversidad.
Colaboradora BraiBook.
Culiacán, Sinaloa México

Marisa Ortuño Muñoz
Marisa Ortuño Muñoz

Educación Pública
Colaboradora BraiBook

Marisa Bishop
Marisa Bishop

Apasionada de la lectura, escribir y viajar.
Bloguera en crecimiento, y defensora de la igualdad y visibilidad de las discapacidad en toda su magnitud.
Desarrollando blog:
https://letrasaciegas.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *