Contenido principal

Día del maestro

Feliz Día, maestro.

Hoy es tu día. Tu aniversario. Y no sólo quiero recordar la acción educativa que realizaste conmigo; también reconocerte que lo que soy hoy es, en parte, el resultado de tu sentido de pasión por enseñar.

Tú, que temblaste y entraste en pánico al enterarte de que yo y mi amigo íbamos a formar parte de tus jornadas.

Que te paralizaste, asustado, nos llamaste «Minusválidos» y dejaste que todos nos etiquetaran y señalaran ya durante el primer día, usando términos como «caso especial», «diferente», «anormal», «discapacitado». Y es que el primer día de clase da vértigo, siempre. Se sabe.

Tú, que nos abriste a regañadientes las puertas de tu aula, que tuviste que lidiar con nuestras necesidades de adaptación, que te sentiste perdido porque no sabías cómo tratar con nosotros. Después de todo, los nervios y el miedo a meter la pata no perdonan, ya seas alumno o director, administrador o profesor.

Parece increíble que ya hayan pasado varios meses desde nuestro primer encuentro: brusco, tirante, incómodo. Yo era nuevo de paquete, por decirlo de algún modo, ¿te acuerdas? una letra entre varias de la lista, que apenas había empezado a alinearse con las demás. Y mi amigo y yo sólo teníamos una mano amiga por ese entonces: él a mí, y yo a él. Éramos capaces de llegar hasta el otro, tocarnos, resguardarnos, permitirnos mutuamente el derecho a vivir con el orgullo de sentirse útil, explorar los secretos de nuestros ser. Pero tú  no lo creías. ¿Adaptación… vosotros? Tú seguías reticente.

¿En qué momento cambiaron las tornas y los tres empezamos a llevarnos bien? ¿Te acuerdas?

Tal vez fue cuando te percataste que yo era uno más, sencillamente; y que sus necesidades no eran un reto a tu enseñanza, sino un escalón más en tus distintas formas de educar. Puede que fuera cuando ambos te demostramos que éramos tan  normal como el resto de compañeros; que tu confianza al mundo digital era compatible con nuestra lealtad al braille. O quizá sucedió cuando los tres dejamos de recelar de las carencias del otro y nos atrevimos a ver más allá, entre las cualidades, cuando optamos por preguntar, primero, en vez de darlo todo por hecho, y acabar ayudando en nada.

Oh, sí. Tenías razón al afirmar que de niños somos arcilla a moldear e influir: por la sociedad, por la familia y, cómo no, por nuestro entorno escolar. (Ahora lo entiendo). El resultado de esa influencia tiende a determinar en la balanza de nuestra personalidad si tanta autoridad, al final, ha sido para bien o para mal. No nos moldeaste, no, mas nos hiciste importante.

Para ti, maestro, por tanto, es esta carta de respeto y reconocimiento.

Sí. Hoy, como cada año y cada 27 de noviembre, se celebra en España el Día del Maestro, en reconocimiento a la labor pedagógica de tanto maestros como profesores y otros docentes. Esa profesión, se sabe, dónde impartir conocimientos es la norma, aleccionar el qué y el cómo y el dónde lo esperado, educar con aptitud y disposición la puesta en escena del perfil profesional.

Olé, Maestro.

Con audacia y desenfado, dejaste de limitarte a recitar el temario, y emprendiste una cruzada por una enseñanza diferente de la habitual. Progreso a progreso, divorciaste a «doña Pesimista» del «señor Imposible». Las mates, la geografía e incluso el latín fueron divertidas a tu lado, encajando de lleno en la motivación experimental de no muchos profesores, con la voluntad soñadora de todo niño.

Juntos le dimos puntos a las matemáticas, ¿te acuerdas? historia a la tecnología, filosofía a la física, arte a la geografía, música a la lengua y al inglés, espíritu de compañerismo al deporte, y religión a la química. Tú  hiciste de mi asistencia a clase algo imprescindible, extensas sesiones de aprendizaje.

Juntos conjugamos accesibilidad con integración, aceptación con normalidad. Y resolvimos la incógnita de voluntad elevado al cubo, más la raíz cuadrada de auténtico interés, igual a «querer es poder». Brindaste una lluvia de sapiencia y motivación, despertando en mi amigo interés por seguir cursando.

¡Gracias!

A ti, que empezaste con titubeos y acabaste con buena disposición para adaptarte, que hiciste de tu actitud una cooperación, que mostraste habilidad para el cambio… ¡gracias! A ti, que saliste al ruedo junto al emprendimiento, que toreaste en la plaza de la renovación, que agitaste la bandera roja de «adiós, adiós» frente a la cara de los prejuicios, y que le cortaste el rabo y las orejas al miedo… lo confieso: me hiciste formar tan parte del aula como si de otro estudiante más se tratara. Por todo ello, ¡gracias!

Te recordamos, maestro, tu figura no ha desaparecido de nuestra memoria. Y te lo agradecemos todo, mentor, tanto que aún ahora conservamos todo cuanto nos serviste. Eres un ejemplo muy ejemplar de docente. De esos que hacen del trabajo su vocación, que no son tendencia en twitter, oye, pero que marcan hasta tal punto que dejan una huella indeleble.

Con cariño, para todos los maestros y profesores y docentes que no tienen miedo a innovar

A todos, con la esperanza de que sean un ejemplo para los docentes que vendrán…¡Feliz Día del Maestro!

Atentamente,

Un Braillista y su BraiBook.

Celebra con nosotros la semana del maestro

El 27 de noviembre es el día del maestro es una festividad en la que se conmemora a las personas que hacen de la enseñanza su trabajo habitual como docentes.
Y, en BraiBook sabemos la importancia de los educadores para el desarrollo e integración de las personas y en especial los niños, por ello, queremos festejar este día, ofreciendo promociones especiales al gremio de la educación.
 
Si eres educador o colaboras con la de la educación en braille, infórmate.

¿Te gusta el artículo?

Compártelo en Facebook
Compártelo en Twitter
Compártelo en Google+
Compártelo en WhatsApp
Margarita Islas Espinosa
Margarita Islas Espinosa

Maestría en Psicopedagogía
Colaboradora BraiBook
Huauchinango De Degollado Puebla, México.

 Ignacio Santiesteban
Ignacio Santiesteban

Pasante del Doctorado en Educación y Diversidad.
Colaboradora BraiBook.
Culiacán, Sinaloa México

Marisa Ortuño Muñoz
Marisa Ortuño Muñoz

Educación Pública
Colaboradora BraiBook

Marisa Bishop
Marisa Bishop

Apasionada de la lectura, escribir y viajar.
Bloguera en crecimiento, y defensora de la igualdad y visibilidad de las discapacidad en toda su magnitud.
Desarrollando blog:
https://letrasaciegas.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *