El primer eReader para personas invidentes planea llegar más lejos e impulsar una educación mundial en braille. BraiBookes ese dispositivo electrónico impulsado por Carlos Madolell que actúa como un libro electrónico en braille del que ya hablamos hace un tiempo por estas páginas.

Ahora, el equipo quiere ir más allá y ha impulsado un crowdfunding social, que tiene como objetivo colaborar con las escuelas comprometidas con la integración de niños con ceguera.

El problema viene principalmente de la educación en braille en América Latina, donde por sus altos costes de material presenta grandes barreras de acceso a los recursos necesarios. De ahí la petición de los docentes e instructores que solicitan apoyos didácticos en braille para desarrollar la labor educativa.

Así, cuatro centros se suman a esta iniciativa: Unidad educativa especial Torbes (Venezuela), Facultad de Lenguas, Campus Tuxtla (México), Centro Educativo Integral Helen Keller (Paraguay) y Conozco el mundo a través de mis manos (México).

Escuelas que abogan por la educación inclusiva de los niños a través de las nuevas tecnologías ofreciéndoles este BraiBook para poder acceder a la educación del mismo modo que lo hacen el resto de sus compañeros.

¿Qué hace tan especial a BraiBook?

La peculiaridad de BraiBook es que contiene un sólo carácter de lectura. Con su forma similar a la de un mando a distancia, va representando cada uno de los caracteres de lectura.

A través de la celda del dispositivo se van desplazando automáticamente los caracteres, haciendo así que el dedo del lector quede inmóvil sobre ésta.

La importancia del dispositivo radica en que gracias a su sistema de audio, también es una herramienta interesante para el aprendizaje del braille o incluso de nuevos idiomas.

Sin necesidad de una conexión a Internet (en América Latina a veces no disponen de las conexiones idóneas) , los documentos se pueden traspasar por bluetooth o usb fácilmente copiando y pegando los documentos a la memoria del dispositivo, puede albergar más de 8.000 documentos, una vez pegado el documento en la memoria del dispositivo, el lector ya tiene toda la información en braille.