Seleccionar idioma EnglishSpanish
Contenido principal

Atención con calidad y calidez

Margarita Islas Espinosa
Margarita Islas Espinosa

Maestría en Psicopedagogía
Colaboradora BraiBook
Huauchinango De Degollado Puebla, México.

Sin lugar a duda la intervención de terapeutas físicos en la estimulación psicomotora es una valiosa herramienta para el crecimiento del niño o adulto con ceguera; pero la intervención del licenciado en educación especial en el área de ceguera y baja visión es necesaria y fundamental para su desarrollo emocional, personal, intelectual y obviamente social.

Tal vez para un mayor entendimiento de la importancia de la intervención del especialista en ceguera y baja visión en el proceso aprendizaje enseñanza y rehabilitación del niño o adulto con ceguera, valga la pena hacer una comparación de los especialistas requeridos para el tratamiento de una enfermedad, pues si bien el médico general trata diversas enfermedades, no las trata a fondo sino de manera preventiva o cuando apenas empiezan.

Pero cuando la enfermedad ya está diagnosticada e incluso avanzada se canaliza directamente al especialista en la rama de la medicina correspondiente, como Pediatra, Geriatra, Urología, Traumatólogo, Oncología, Otorrinolaringólogo, en fin tantos especialistas como patologías existentes; entonces para la atención de personas con enfermedades oculares, si acudimos a un Oftalmólogo, Optometrista.

Lo correcto y necesario es que para la instrucción o rehabilitación de quien tiene déficits visual se acuda al especialista en ceguera y baja visión ¿No creen? De igual manera podemos hacer una comparación en el ámbito educativo con las diversas asignaturas como Español, Matemáticas, Historia, geografía, entre otras; así como en las diversas discapacidades como en el caso del autismo, retardo o retraso psicomotor, física, auditiva, en fin tantas limitaciones físicas, mentales o sensoriales que se pueden presentar.

Como ya hemos mencionado la intervención de algún otro terapeuta puede ayudar en gran parte, pero no lo suficiente para un buen desarrollo del niño o adulto con ceguera; así mismo los consejos, recomendaciones y apoyo de familiares de personas con discapacidad visual son de gran ayuda; pero no hay como el trato con el especialista en el área, pues como cualquier profesional ha estudiado, experimentado e investigado sobre el tema y si aunado a su preparación académica anexamos su experiencia como persona con déficits visual, el tratamiento es aún mejor.

Muchas veces, sólo se deja uno guiar por los consejos de quienes aún con experiencias vividas con familiares o conocidos, no conocen en realidad el sentir y pensar de quienes vivimos con esta discapacidad, para ello consideramos importante además de contar indispensablemente con el apoyo de especialistas en el área de ceguera y baja visión, tomar en cuenta la opinión de quienes vivimos con esta condición, pues al igual que el resto de las personas tenemos diferentes estilos y formas de aprendizaje, fobias, aptitudes, actitudes, intereses, ideas, conocimientos y sobretodo experiencias para compartir, dando alternativas y sugerencias para una atención con calidad y calidez a quien la requiere.

Ahora bien, es de suma importancia la unificación de criterios en el proceso de enseñanza aprendizaje del estudiante con ceguera; debido a la intervención de varias personas en dicho proceso, porque están el especialista, los profesores de aula y educación especial, los familiares y en ocasiones otros terapeutas; lo cual se requiere aún más si el niño o adulto es ciego de nacimiento, porque si cada quien da su criterio indistintamente sólo se confundirá retrasando su desarrollo personal, intelectual y social.

No se puede caminar con firmeza en la instrucción y rehabilitación de personas con déficits visual sin estar de acuerdo en los métodos y estrategias de enseñanza abarcando todo y nada a la vez; por ello como ya hemos mencionado debe haber un instructor base, siendo este el especialista en ceguera quien guíe y dirija a los demás, trabajando conjuntamente por y para bien del estudiante, porque por ejemplo, si para formar el número 8 de manera normal uno dice que se forma con dos bolitas, otro con 2 ceros, otro con 2 números 3 pegados, otro como unos lentes parados y así sucesivamente, ¿Cómo lo va a entender quien nunca ha visto?

Reiteramos la importancia de cada uno en el proceso de desarrollo del niño o adolescente con discapacidad visual, pero el trabajo en equipo es aún mayor importante e indispensable para lograr éxito en tan valiosa labor.

Total de veces leído: 108
Leído hoy: 1
Colaboramos con la
educación en braille​

Deja una respuesta

¿Te gusta el artículo?

Share on facebook
Compártelo en Facebook
Share on twitter
Compártelo en Twitter
Share on google
Compártelo en Google+
Share on whatsapp
Compártelo en WhatsApp
Contacta con BraiBook

Cualquier duda que tengas, por pequeña que sea, puedes contactar con nosotros.

Te informamos

Te informemos personalmente. Indícanos tus datos y nos pondremos en contacto.

Al enviar este formulario acepto la política de privacidad de BraiBook